Mi pequeño secreto

Serenidad

Digo secreto, porqué creo que es la mejor forma de describir esa complicidad que se crea entre vosotros, los futuros papás y las primeras y afortunadas personas que conocerán vuestra buena nueva.

En nuestro caso, nos costó decidirnos entre comunicarlo antes de esas 12 primeras y delicadas semanas, o esperar (o desesperar) hasta que se cumplieran. Esa es la primera decisión importante que tomaréis. Se siente la necesidad de compartirlo pero a la vez, se siente la responsabilidad de hacerlo o no antes de tiempo.

Compartirlo o no compartirlo dependerá de la necesidad que sienta cada persona. Por eso, como siempre, os explicaré qué hice yo y qué me llevó a hacerlo de esa manera.

Lo primero y más importante es conocerse a una misma y intentar hacer todo lo posible para sentirnos tranquilas, en paz y estables en esos momentos que estamos viviendo. En mi caso, soy una persona muy familiar, de hecho sigo teniendo esa temida “mamitis” de la que todo el mundo habla como algo incorrecto en el comportamiento de un bebé, sin ser conscientes de que precisamente eso a lo que llamamos “mamitis” es lo que ha permitido que la especie humana no se extinga. Hablaré de ello en otra entrada no muy lejana. Sentía la necesidad de compartir ese precioso momento, sobre todo con mi madre (papá, no te ofendas, es que entre mujeres nos entendemos mejor con éstos temas. ¡Te quiero!), y con una amiga con la que pasaba muchas horas al día ya que también era mi compañera de trabajo y que también estaba embarazada. Hasta que no lo compartí con ellas no sentí esa paz y esa comprensión (entre mujeres), que tanto necesitaba.

Ellas son dos personas con las que comparto y compartiré todo lo bueno y lo malo que me suceda, con lo cual, no veía porqué no explicárselo a ellas antes de la doceava semana y encontrar esa sensación de comprensión en mi entorno.

SI, cometí la “locura” de contarlo antes de tiempo, porqué pensé que pasara lo que pasara, esas dos personas me acompañarían, siempre lo hacen, y siento paz y seguridad después de conversar con ellas.

Así que ya sabéis, contarlo o no contarlo, no es lo importante, lo importante es hacer lo que os serene cuerpo y mente.

Un abrazo y os deseo muchos momentos felices!

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s