Despegándome de tí

Me dije que todo iría bien, que estaba muy positiva, pero llegó el momento y el llanto se ha apoderado de mí. Pero, ¿Sabéis qué? Que es un llanto bonito, natural y lógico. Acabo de despegarme por unas horas de aquella personita que forma parte de mí y de mi vitalidad. Es cierto que me lo ha puesto fácil, se quedó jugando con sus compañer@s, sin hacerme una sola mueca de tristeza. Quizás en un rato se haya dado cuenta de que mamá se fué y que ésta vez no fué a la habitación de al lado, sino que será una separación un poquito más larga (ojalá pudiera darse cuenta de ésto para evitar la sensación de abandono tan horrible que sienten). Quizás no lo ha hecho. Sea como sea, nos separan 8 horas, 8 largas horas separadas en las que, aunque me distraiga, mi pecho, como sabio y natural que es, me irá recordando que tengo una cría mamífera a la que alimentar, pero que gracias a como está montado éste mundo, que no entiende de niños, deberá irse acostumbrando a éstas horas sin hacerlo.
Solo espero que con el tiempo ésto cambie. Si queremos adultos que actúen como personas de buen corazón, deberemos criar a niños como tal, desde el apego positivo, creando apego seguro. El mundo está cambiando, porque cada vez hay más personas con escrúpulos y tomando consciencia de ésto. ¿Será así o seré yo que quiero creerlo así? ¿Qué opináis?
Mi niña, te adoro, me quedo aquí, contando los minutos que quedan para poder volver a amarte.

Te quiere mamá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s